lunes, 27 de diciembre de 2010

Anecdotario: Por qué se regala algo


Durante los últimos años de su vida, Colette, la novelista francesa, vivió semi-inválida, recostada en su cama. La admiración general había hecho que se le diera un apartamento en el histórico Palais Royal, en París. Allí podía ser visitada, rodeada de sus gatos, coquetamente arreglada -ojos y labios pintados, el pelo encrespado con un vivo color rojizo-, como si estuviera lista para salir.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Fuentes santas, el agua de la vida

El agua es el elemento de la vida: sin lluvia no hay tierra fértil; sin agua, ninguna posibilidad de sobrevivir. No es extraño que los seres humanos hayan profesado siempre un profundo respeto y una gran devoción por el agua en todas sus manifestaciones. Una sustancia que conserva la vida, que incluso la genera, tiene que encerrar un misterioso poder curativo. Por ello, antiguamente se creía que el agua puede absorber males y llevárselos: en esta idea reside el origen de las fuentes salubres. Del mismo modo que la suciedad exterior se lava con agua, esta también puede servir, en virtud de sus misteriosas fuerzas intrínsecas, para la purificación ceremonial. El santuario termal más antiguo que se conoce se descubrió cerca de Jericó en Palestina y se remonta al período que media entre 8000 y 5000 a. de C.

jueves, 9 de diciembre de 2010

El perdón de Alhamar, el Nazarí

Un cronista árabe, que vivió durante algún tiempo en la hermosa ciudad de Granada, dejó un manuscrito que atestigua el carácter magnánimo de Ibn Alhamar ("El hijo del Rojo" o "El hijo del Bermejo"), cuyo nombre completo era Muhammad ben Yusuf ben Nasr, el Nazarí, rey de Granada (1195 - 1273).
"En aquel mundo -escribe el cronista- vivían en admirable concordia los poetas y los historiadores, los filósofos y los artistas. Todos ellos me recibieron con la sonrisa en los labios y la amistad en el corazón, compitiendo en fraternidad y en el deseo de prestarme sus gratos servicios, y expresando que habían adivinado el objeto de mi visita.
Les supliqué que me hablaran de Zoraya, la Rosa de Hiram, la favorita de Alhamar I el Grande, la que, además de ser reina de Granada, hubiera sido destinada por Allah para reinar sobre las huríes de su paraíso: que me revelasen cómo el espíritu del mal había podido filtrarse en su alma...

 
Ir Arriba
© 2009 Template Blogger design by: Noelia Gracias sobre todo a:El Blog de Pepe