martes, 23 de marzo de 2010

Etimología de los días de la semana

Contar el tiempo que pasa inexorablemente ha sido una preocupación del hombre desde tiempos primitivos, y también una necesidad para ordenar su trabajo y sus actividades en general. Así inventó el calendario y la división del tiempo en días, semanas y meses.
La división en semanas no fue, sin embargo, tan general o semejante como lo fue la de los meses, regidos en la mayoría de los pueblos por las fases de la Luna. Se cree que los babilonios fueron los primeros en emplear la semana, y ya el número 7 aparece en sus monumentos como algo concreto. Así conocían 7 planetas, y eran 7 sus divinidades principales. También tuvo mucha importancia para los hebreos el número 7, y el libro del Génesis nos cuenta que en ese período se creó el mundo. Los griegos dividían cada mes en tres períodos de diez días, y los romanos primitivos distinguían tres divisiones: las calendas, el primer día; las nonas, el 5 ó el 7, y los idus, el 13, 14 ó 15. El resto de los días se situaban con relación a ellas; por ejemplo: el tercer día después de los idus de marzo.
A causa de la difusión del cristianismo se conoció en Grecia, y luego en Roma, la división del tiempo en semanas de 7 días, y los nombres de ellos que usamos actualmente derivan del latín. Los romanos mantuvieron los nombres de los planetas o de sus divinidades principales, pero los cristianos sustituyeron el día del Sol por el día del Señor.
El primer día de la semana es el domingo, palabra que proviene de dominicus dies (día del Señor), pues los cristianos rememoraban la resurrección de Jesucristo después de su crucifixión. Antiguamente se lo llamaba día del Sol (dies Solis), nombre que se usa aún en inglés (Sunday: sun, sol; day, día).
El lunes, segundo día de la semana, viene del latín lunae dies, que significa: día consagrado a la Luna.
Martes era el día consagrado a Marte, dios de la guerra; el miércoles, a Mercurio, dios del comercio, mensajero de los dioses; el jueves, a Júpiter, suprema divinidad romana, y el viernes, a Venus, diosa de la belleza y el amor.
El sábado viene del latín sabbatum y éste del hebreo sabath, que significa descansar, pues, según la Biblia, en ese día descansó el Creador. Por ello, entre los judíos, el sábado es el día de reposo.
La semana comienza en domingo para los pueblos cristianos, en sábado para los judíos, y en viernes para los musulmanes, pues, según la tradición, Mahoma recibió ese día el Corán o libro sagrado del Arcángel Gabriel.

Fuente: Editorial P.T.T. S.A.

8 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Noelia...

Excelente como siempre amiga. Nunca defraudas, y había algun detalle que no conocía, gracias. Efectivamente el sabath es el día de descanso para los judíos y así debía ser para los cristianos también. Esto del domingo como día del Señor no es más que una adaptación de la Iglesia Católica, en pos de no se que intereses. Para el sabath había que tener cocinado previamente la comida el día anterior, porque no incluso eso se podía hacer. Muy completo el post.

Un beso¡

Noelia dijo...

Felix, gracias por tu comentario, como siempre aportando información. Tu sí que nunca defraudas.

Un beso :)

Katy dijo...

Hola Noelia, no por conocido me ha parecido menos interesante. El Sabat es el día sagrado de los Judios, porque según su calendario coincide con el 7º día, en el Yahvé descansó después de crear el mundo. (Antiguo Testamento)
El Domingo como fiesta no es patrimonio de la Iglesia Católica, sino de todas las confesiones cristianas del mundo,(Ortoxos, coptos, luteranos, anglicanos, protestantes etc) porque se celebra la Resurrección del Señor. Resucitó al tercer día, dicen las escrituras. (Nuevo Testamento).
Un beso

Felix Casanova Briceño dijo...

Querida Katy...

Estando de acuerdo contigo en que no es patrimonio solamente de la Iglesia Católica, he de discrepar contigo en el sentido en que la Iglesia Católica es más antigua que todas ellas, y fue la que cambió el día por obra y arte de los jerifaltes eclesiásticos. A mi juicio fue una maniobra para diferenciarse de los judíos.

Un beso testamentario, jajaja

Noelia dijo...

Al margen de quién tomara la decisión, habría estado bien que decidieran que el Creador descansó dos días en lugar de uno :P

Un beso para los dos :-*

Felix Casanova Briceño dijo...

Noelia...

Pues no te falta razón querida amiga, que se pego un curro que no veas y ya le tocaba descansar, como si quería tomarse 15 días sabáticos, pa eso es el jefe :)

Un beso

Calistor dijo...

Muy propicio el articulo, tras estos días desaparecida, que me daba mucha rabia entrar y ver que no habías escrito, no me lo hagas mas anda, tu aunque sea un articulo diciendo, los blog de Felix y Calistor, os quiero recomendar hoy, lo que sea lo escribes, pero no nos dejes sin noticias tuyas anda.

Tras todo lo que habéis comentado junto el articulo de Noelia, lo mas inexplicable es que tiempos de culto Cristiano, no hubieran cambiado todos los términos, cuando estos eran clara mención a divinidades paganas. Tras la larga lista de reformas en el imperio,no meter mano a esto se hace extraño,imagino seria por miedo al desajuste social, no se.

Noelia dijo...

Jajajaja, Calistor, es que a veces viene bien "desaparecer" y desconectar de todo unos días. He estado de vacaciones por tierras valencianas, viendo a la familia. Por cierto, las vacaciones se me terminan hoy, mañana a currar :(

En cuanto al hecho de que mantuvieran los nombres de los días, me imagino que en una época en la que el cristianismo buscaba expandirse, la mejor forma sería "fusionarse" con los cultos paganos. Para el pueblo sería más fácil acoger la nueva religión. Aunque claro, es solo una hipótesis.

Un beso :)

:)) w-) :-j :D ;) :p :_( :) :( :X =(( :-o :-/ :-* :| :-T :] x( o% b-( :-L @X =)) :-? :-h I-)

Publicar un comentario

 
Ir Arriba
© 2009 Template Blogger design by: Noelia Gracias sobre todo a:El Blog de Pepe