lunes, 14 de diciembre de 2009

Los primeros dioses egipcios

Antes de la aparición de los dioses sólo existía un oscuro abismo acuoso, el Nun, cuyas caóticas energías contenían la forma potencial de todos los seres vivos. El espíritu del creador estaba presente en estas aguas primigenias, pero no había un lugar en el que pudiera cobrar vida. La gran serpiente Apep o Apofis encarnaba las fuerzas destructivas del caos.
El acontecimiento que señaló el inicio de los tiempos fue el emerger de la primera tierra, que salió de las aguas del Nun y proporcionó un soporte a la primera deidad. En algunos casos, adoptaba la forma de un ave, una garza o un aguzanieves, que se posaba sobre el montículo de tierra primordial. Según otra versión de la creación, el loto primordial surge de las aguas y al abrirse deja al descubierto a un dios niño. La primera deidad estaba dotada de varias potencias divinas, como Hu ("Palabra autorizada"), Sia ("Percepción") y Heka ("Magia"). Valiéndose de estas potencias, transformó el caos en orden, orden divino personificado por la diosa Maat, hija del dios del sol. El término Maat significa asimismo justicia, verdad y armonía. El orden divino corría constante peligro de disolverse en el caos del que había nacido.
La primera deidad tomó conciencia de su soledad y creó a dioses y hombres a su imagen y semejanza, y un mundo para que lo poblaran. Según el mito, los dioses proceden del sudor del dios del sol y los seres humanos de sus lágrimas. Por lo general, el poder creativo se vincula con el sol, pero existen varias deidades a las que se considera creadores. En el templo del dios del sol en Heliópolis, el ave Benu era la primera deidad. Representada en forma de garza, la radiante ave era una manifestación del dios creador del sol y llevó la luz a la oscuridad del caos. Cuando se posó en la tierra primordial, emitió un grito, el primer sonido.

LA OGDOADA
En el antiguo Egipto, las fuerzas del caos podían personificarse en ocho divinidades, la Ogdoada.
La Ogdoada estaba formada por cuatro parejas, cada una de las cuales simbolizaba un aspecto del estado primigenio. Nun y Naunet eran el dios y la diosa de las aguas primordiales, Kek y Keket las deidades de la oscuridad, Amón y Amaunet encarnaban un poder invisible y Heh y Hehet lo ilimitado. A veces se incluían otras parejas en la Ogdoada, pero el número total de deidades era siempre ocho, que se imaginaban en forma de serpientes y ranas, seres del limo primigenio. En otros casos, aparecen como mandriles saludando el primer nacimiento del sol.
Los egipcios veneraban la Ogdoada principalmente en un lugar llamado Khemenu ("Octava Ciudad") y los griegos en Hermópolis, emplazamiento de la "Isla de Fuego", donde nació el sol la primera vez. La Ogdoada se unió para formar el huevo cósmico, en el que se incubó el dios del sol. Se dice que una parte de la cáscara del huevo cósmico está enterrada en el templo de Hermópolis.

CREADORES DIVINOS
Los egipcios tenían cuatro divinidades creadoras principales: Amón-Ra, Atón, Khnum y Ptah, y en cada una de ellas se centraba un culto importante.

AMÓN-RA. Miembro de la Ogdoada, se le adoraba como dios de la fertilidad en Tebas, Alto Egipto. En el II milenio se convirtió en dios nacional y su nombre se fusionó con el de la suprema deidad solar, Ra, dando lugar a Amón-Ra, el poder oculto que hacía a los dioses. Amón en forma de serpiente fue el primer ser de las aguas primordiales, que fertilizó el huevo cósmico formado por los demás miembros de la Ogdoada. Según otro mito, Amón, en forma de ganso, puso el huevo cósmico del que surgió la vida.

ATÓN. Deidad creadora adorada en Heliópolis que emergió del caos primordial en forma de serpiente, pero normalmente se mostraba en forma humana. Como Atón-Ra representaba el sol vespertino que tenía que regresar al vientre de Nut para renovarse todas las noches. Al igual que otras deidades creadoras, Atón representaba una totalidad que contenía lo masculino y lo femenino. Según un mito primitivo, como Atón se sentía solo en la tierra primordial, coge su falo con la mano y produce semen, del que surge la primera pareja divina, Shu y Tefnut.

KHNUM. El principal centro de culto a Khnum se encontraba en la isla meridional de Elefantina. Se creía que controlaba la crecida anual del Nilo y que encarnaba el poder vivificador de la inundación. Su animal sagrado era el carnero, símbolo de virilidad, y normalmente aparecía representado como un hombre con la cabeza de este animal. En su templo de Esna se le describe como "padre de padres y madre de madres". Modelaba a los dioses, a las personas y a los animales con barro en su torno de alfarero y les insuflaba vida.

PTAH. Adorado en Menfis, Ptah era el dios de las artes y daba forma a los dioses y los reyes con metales preciosos. Potencia intelectual oculta tras la creación, hizo a los demás dioses pensando en ellos y pronunciando sus nombres en voz alta.

0 comentarios:

:)) w-) :-j :D ;) :p :_( :) :( :X =(( :-o :-/ :-* :| :-T :] x( o% b-( :-L @X =)) :-? :-h I-)

Publicar un comentario en la entrada

 
Ir Arriba
© 2009 Template Blogger design by: Noelia Gracias sobre todo a:El Blog de Pepe