Almacrius

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Las ciudades perdidas de Sodoma y Gomorra

"Entonces el Señor hizo que cayera del cielo una lluvia de fuego y azufre sobre Sodoma y Gomorra. Así destruyó esas ciudades y a todos sus habitantes, junto con toda la llanura y la vegetación del suelo." GÉNESIS 19:24-25

La destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra es uno de los relatos más intrigantes explicados en el Antiguo Testamento de la Biblia, repetido en el Corán. Los personajes principales son el gran patriarca, Abraham, y su sobrino Lot. Tenían serios dilemas morales sobre derechos territoriales, homosexualidad, sucesión e incesto -todavía relevantes en la actualidad. El episodio ha sido considerado simplemente como una analogía para el estudio de la ética bíblica, pero ¿hay alguna prueba de la existencia de estas ciudades y los acontecimientos descritos?

LA NARRACIÓN BÍBLICA
En el relato, Abraham y Lot viajaban por la tierra de Canaán como pastores, apacentando sus rebaños, hasta que las reses fueron tan numerosas que la tierra ya no podía sostenerlas a todas. Abraham decidió que debían separarse y dio a Lot a escoger primero adónde quería ir. Lot eligió la llanura bien regada del valle del Jordán y se trasladó cerca de Sodoma, una de las cinco prósperas ciudades del valle (otras eran Adamh, Zeboiim y Zoar). Pero los hombres de Sodoma eran pecadores homosexuales y Dios les advirtió: si no se arrepentían, Él los destruiría. Abraham debatió con Dios respecto a la ética de destruir a personas rectas junto con culpables, hasta que se vio que Lot era la única persona recta de Sodoma.
Dos ángeles fueron enviados para avisar a Lot de la destrucción inminente de Sodoma. Cuando los sodomitas supieron de las visitas celestiales, fueron a casa de Lot y solicitaron ver a los recién llegados. Lot, que temía que los sodomitas malvados importunaran a los ángeles, ofreció a la multitud sus dos hijas vírgenes en su lugar. Finalmente los ángeles cegaron a los sodomitas en la puerta y dijeron a Lot que huyera inmediatamente con su familia. Mientras Dios dejaba caer una lluvia de fuego y azufre sobre las ciudades de Sodoma y Gomorra, Lot escapó hacia la ciudad de Zoar con su esposa y sus dos hijas. Pero por el camino la esposa de Lot desobedeció la orden de Dios de no mirar atrás y quedó convertida en estatua de sal. Lot tenía miedo de quedarse en Zoar y, por esa razón, se refugió en una cueva con sus hijas. Después de haber estado aisladas durante mucho tiempo, las hijas temían no encontrar nunca a un hombre que les diera hijos y continuara su linaje. Así que emborracharon a su padre y lo sedujeron cuando ya no era consciente de lo que hacía. De estas uniones incestuosas nacieron Moab y Ben Ami, padres de las tribus moabita y amonita.
Así, ¿qué pruebas tenemos de que haya algo de verdad en este relato? Hay, de hecho, ciertos fenómenos naturales y geológicos en la zona del mar Muerto que parecen corroborar el relato de Sodoma y Gomorra. Además, descubrimientos arqueológicos recientes dan credibilidad a la versión bíblica.

FENÓMENOS BÍBLICOS QUE SE PRODUCEN DE MANERA NATURAL
En la zona del mar Muerto se producen terremotos regularmente, como resultado del deslizamiento y hundimiento de dos masas inmensas de tierra. Sabemos por registros históricos que ciudades enteras fueron devastadas en otros lugares en el pasado por terremotos, que debían ser particularmente graves cuando éstas se encontraban encima de una falla tectónica. Los mismos procesos geológicos crearon el que es el punto más bajo de la superficie del planeta. El mar Muerto, situado por debajo del nivel del mar en este valle de profundas fisuras, es una masa de agua muy salada y las formaciones salinas son comunes en sus playas. Se crean columnas de sal que a veces, por casualidad, se asemejan a formas humanas; y si algo cae dentro del mar Muerto rápidamente acaba encostrado de sal. Así pues, no resulta difícil imaginarse cómo el relato de la esposa de Lot convertida en estatua de sal puede provenir de procesos tan inusuales como naturales.
Otra característica peculiar del mar Muerto es la abundancia de betún, que sale a la superficie periódicamente en forma de grandes terrones o marea negra. Esto recuerda un episodio en el que los reyes de Sodoma y Gomorra cayeron en unos "pozos de asfalto" durante una batalla contra los reyes de Siria (Génesis 14: 10). Además, comúnmente se encuentran nódulos de sulfuro del tamaño de un puño enterrados en la tierra de marga blanda alrededor de las playas del mar Muerto. Los autores del relato de Sodoma y Gomorra del Antiguo Testamento debieron ser conscientes de la existencia de estas bolas de fuego que ellos llamaban "fuego eterno". Su descripción de una gran lluvia ardiente y de la destrucción de las ciudades podría haberse inspirado en estos objetos.

EN BUSCA DE SODOMA Y GOMORRA
Durante un siglo, los arqueólogos y estudiosos de la Biblia han intentado ubicar los emplazamientos de Sodoma y Gomorra. Inicialmente el debate giraba en torno a si estaban en la parte septentrional o meridional del mar Muerto. En el año 1851, De Saulcy llevó a cabo un estudio en la zona noroeste del mar Muerto y sugirió que Jericó y Qumrán eran las ciudades bíblicas perdidas. En los años veinte del siglo XX las excavaciones del padre Alexis Mallon en Teleilat Ghassul, en la playa nordeste, revelaron un gran asentamiento del período calcolítico (h. 3600 a. C.), que parecía ser una alternativa más plausible. La dificultad de esta propuesta, sin embargo, es que el emplazamiento no estuvo ocupado durante la Edad de Bronce (3150-1550 a. C.), el período al que la mayoría de estudiosos atribuyen el relato de Sodoma y Gomorra.
En el año 1896 se descubrió en Madaba (en la Jordania moderna) un mosaico en el suelo que es único y que representa un mapa (data de los siglos VI a VII d. C.). En este mapa, Zoar (la ciudad a la que Lot quería escapar inicialmente) se ubicaba en el extremo sudeste del mar Muerto. Esta zona había sido descrita por los historiadores clásicos Diodoro, Estrabón, Josefo y Tácito, y más tarde por los geógrafos árabes medievales Yakut, Masudi, Mukaddasi e Ibn Abbas. En el año 1924, William F. Albright, el reverendo Melvin G. Kyle, el padre Alexis Mallon y otros inspeccionaron la región con la esperanza de verificar la ubicación de Zoar. Su identificación con la tierra de Moab los llevó a buscar en el sur del río Mujib, identificado como el Arnon bíblico. Después de investigar la península de Lisan y los valles cercanos, concluyeron que la ciudad moderna de Safi era la antigua Zoar, una teoría que había presentado por primera vez mucho antes sir John Maundevil durante su visita a Safi (entre los años 1322 y 1356).
En los años treinta del siglo XX, se unieron a la busca de Sodoma y Gomorra Le P. F. M. Abel, F. Frank y Nelson Glueck, que investigaron la cuenca poco profunda del sur del mar Muerto. Esta salina encaja con la descripción del Antiguo Testamento del "valle de Sidín" como el "mar salado" (Génesis 14: 39) y un "desperdicio" (Deuteronomio 29: 23). La investigación más reciente realizada por Konstantinos Politis ha confirmado que Safi era, en efecto, Zoar, y que está ubicada exactamente en el lugar que se representa en el mapa de Madaba.
La propuesta de que las "ciudades del valle" (Génesis 13: 12) desaparecieron bajo las aguas del mar Muerto fue mencionada por primera vez por un peregrino, de nombre Egeria, del siglo IV a. C. A finales del siglo XIX William Lynch, Albright y Kyle descubrieron varias pequeñas islas en el extremo septentrional del mar, que hasta el momento habían estado sumergidas. Ahora se estudia este mar mediante fotografías realizadas por un satélite de la NASA; del mismo modo, un submarino investiga su fondo, donde se busca cualquier señal de las ciudades perdidas. La teoría de que Sodoma y Gomorra se podrían encontrar bajo el mar Muerto y no en la costa, aunque no sea concluyente, sin duda parece plausible.

PRUEBAS ARQUEOLÓGICAS RECIENTES
Paul Lapp, Walter Rast, Thomas Shaub y Burton MacDonald han llevado a cabo recientemente estudios y excavaciones en las antiguas costas y a lo largo de las líneas de las fallas tectónicas de la cuenca del sur del mar Muerto. En la década de los setenta y ochenta del siglo XX, descubrieron allí grandes asentamientos otrora prósperos. Algunos, como el de Bab edh-Drah, fueron fuertemente destruidos a principios de la Edad de Bronce (h. 3000 a. C.). ¿Pueden corresponder estos asentamientos a las "ciudades del valle" legendarias? En el año 1976 se descubrió que los nombres de estas ciudades aparecían en unas tablas de principios de la Edad de Bronce encontradas en Ebla (Siria). ¿Confirma este descubrimiento su existencia histórica?
Durante los años noventa del siglo XX, Konstantinos Politis excavó Deir Ain Abata (cerca de Safi) y sacó a la luz una iglesia construida encima de una cueva, en la que los primeros cristianos bizantinos creían que se refugió Lot después de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Los hallazgos de la época romana muestran que este templo era venerado con anterioridad. El descubrimiento adicional de importantes restos de principios y mediados de la Edad de Bronce indica que la cueva fue ocupada durante el período en que, según se cree, tuvo lugar el relato del Génesis. Entretanto, las últimas excavaciones en emplazamientos cercanos han dejado al descubierto artefactos similares de mediados de la Edad de Bronce.
Aunque el Antiguo Testamento sea considerado fundamentalmente un libro de pautas morales, es interesante ver que los descubrimientos arqueológicos y geológicos modernos confirman el paisaje físico e histórico en el que podría haber tenido lugar el improbable relato de Sodoma y Gomorra.

4 comentarios:

CALISTOR dijo...

Que buen libro es el antiguo testamento, sea uno creyente o no, hay que reconocer que en su capacidad de historia para atraer la lectura, para mi es un libro de leer obligado, sobre todo el periodo de los Reyes. Como con jerico, estas dos ciudades tambien han querido ubicarlas varias veces y como con jerico, ya le han dado practicamente un emplazamiento, pero de dudosa veracidad, hay que dejarse llevar un poco por los relatos y quizas verlo con ojos menos pesimistas.

A pompeya a raiz de la biblia la han colocado muchas veces como ciudad del pecado y castigada por la lujuria de sus habitantes y es curioso las reseñas en varias culturas a petrificar con la mirada, ya sea por fuerza divina o por los ojos de medusa.

Gran articulo somo siempre, los eliges muy bien, vengo de amimedamiedo y con el tuyo de mis dos blogs preferidos para comprender mucho mejor todos estos mitos. Como a ellos te aconsejo para las fiestas regalarte el dominio de tu pagina, que esta libre y es muy llamativo y por solo 9 euros al año, te verias tu blog con el www.enigmasymitos.com, me ha sorprendido mucho verlo libre, pues es nombre con bastante atractivo. Asi podrias quitarte el blogspot y le darias aun mas popularidad a tu pagina.

Feliz navidad y que tu y los tuyos disfruteis como nunca de estas fiestas y el año que entra, un abrazo fuerte noelia.

Noelia dijo...

Gracias por tus palabras Calistor. Estoy de acuerdo contigo, desde el punto de vista histórico el Antiguo Testamento contiene información muy valiosa sobre aquella época.
Y en cuanto a lo del dominio, la verdad es que no se me había ocurrido. Me tomo esto como un hobbie. Por cierto, no conocía el blog amimedamiedo, me acabo de pasar por él y me ha gustado mucho.

Feliz Navidad para ti y los tuyos :)

Eduardo Jose dijo...

muy interesante el articulo noelia me gustaria conversar mejor contigo y compartir mas de estos temas :D saludos desde venezuela mi msn heavy6662@hotmail.com

Noelia dijo...

Eduardo José, gracias por tu comentario. La verdad es que no uso messenger. Si quieres comentar algo sobre estos temas no dudes en hacerlo por esta misma vía, o enviándome un email.

Un abrazo :)

:)) w-) :-j :D ;) :p :_( :) :( :X =(( :-o :-/ :-* :| :-T :] x( o% b-( :-L @X =)) :-? :-h I-)

Publicar un comentario en la entrada

 
Ir Arriba
© 2009 Template Blogger design by: Noelia Gracias sobre todo a:El Blog de Pepe