lunes, 7 de diciembre de 2009

¿Algo más que casualidades? II

Transcripción de un curioso suceso recogido por George Langelaan en su antología de Hechos Condenados:
El señor Perot (se refiere a René Perot, uno de sus corresponsales) fue presentado un día a un despierto y firme anciano de ochenta primaveras, a quien le faltaba la oreja derecha.
-¿La guerra del 14-18? -le preguntó el señor Perot.
-No; es una curiosa historia -contestó el anciano.
-Soy un hombre muy curioso -admitió su visitante.
-Hela aquí, pues. Mi mujer me pidió un día que le cortara leña para el fuego. Lo hice tan torpemente que un tarugo salió disparado por el aire y vino a caer detrás de mi oreja. Mi mujer me vendó y no pensamos más en ello. Poco tiempo después, volviendo de mi campo, donde estuve recogiendo patatas, llevaba sobre el hombro mi rastrillo de cuatro puntas cuando, dando un paso en falso me caí y uno de los dientes tuvo el capricho de clavarse detrás de mi oreja, justo donde antes me había pegado el tarugo.
Esta vez tuvimos que llamar al médico. Me curó riéndose y esta vez mi curación fue mucho más lenta. Estaba casi terminándola e iba ya sin vendaje cuando, otro día, pasaba ante una jaula de conejos donde habíamos separado una gallina que quería poner. Olvidando que en tales momentos el bicho suele ser muy arisco, abrí y me incliné para coger algo. La gallina se lanzó sobre mi cabeza y me propinó un formidable picotazo, naturalmente detrás de la oreja.
El médico tuvo esta vez más trabajo. ¡Fue preciso amputarla!.

* * * * * *

He aquí un caso muy típico de coincidencias "imposibles". En el mes de abril de 1922, el juez de Eastbourne, Sussex, condenó a un sindicalista muy conocido en la región, John Blackman, bien a pagar la pensión adecuada a su mujer por causa de su divorcio o, si lo prefería, ir a meditar durante un mes en la cárcel. Blackman escogió la prisión, y seguía aún en ella cuando el juez murió repentinamente.
Cumplida su condena, Blackman obtuvo un plazo para satisfacer la pensión alimentaria. Dejó de pagarla y, convocado ante un nuevo juez, declaró que no pensaba hacerlo en el futuro.
Le condenaron esta vez a tres meses de cárcel y, lo mismo que su antecesor, el juez murió accidentalmente.
Purgada la nueva condena, John Blackman fue a depositar flores sobre las tumbas de sus jueces. Pero se obstinó en no seguir pagando.
La justicia no puede admitir la testarudez, y John Blackman volvió a encontrarse ante un tercer juez.
-No pienso pagar ni un céntimo, y debo hacer saber a su señoría que no me molesta en lo más mínimo volver a la prisión. Lo que sí me inquieta, es más bien el estado de salud de su señoría si decide enviarme allí. Sus dos antecesores murieron después de condenarme. No puedo asegurar que sea yo la causa indirecta, pero...
El juez no se mostró comprensivo y condenó a Blackman a prisión. Murió durante su sueño, menos de una semana más tarde. Un cuarto juez (pues los jueces británicos también son testarudos) falleció luego de haber enviado a Blackman a la cárcel. Felizmente para la justicia inglesa, fue la propia señora Blackman quien murió antes de que su ex marido pudiera comparecer ante un quinto magistrado. De otra forma, los tribunales ingleses hubieran corrido el peligro de andar escasos de jueces.

* * * * * *

El doctor Warren Weawen, matemático norteamericano experto en probabilidades, niega sentido a las coincidencias. Afirma que por remotas que puedan ser las posibilidades de que algo "pueda" suceder, nadie debería sorprenderse de que tal cosa suceda.
En 1784, un navío japonés con 45 hombres a bordo naufragó en un arrecife coralífero del Pacífico; uno de los marineros, Chunosouke Matsuyama, a punta de cuchillo, grabó una breve historia de su tragedia en un trozo de madera, antes de que aquellos pobres náufragos murieran de inanición, la metió en una botella y la arrojó al mar.
Aquella botella llegó a tierra 150 años más tarde, precisamente a la aldea de pescadores donde Matsuyama había nacido.

* * * * * *

Después de seis años de pugna para conseguir el divorcio, Suleyman Guresci, un digno ciudadano turco, abandonaba los tribunales en 1986, libre al fin.
Tras meditar los pros y los contras, el señor Guresci decide casarse nuevamente, pero -para evitar un nuevo fracaso matrimonial- con la mujer que más le convenga esta vez. Con tan firme propósito, se encamina a una agencia matrimonial informatizada. Pero de cerca de dos mil posibles candidatas, el ordenador selecciona a la única que reune las características ideales para Suleyman... ¡Nesrin Caglasas, su ex-mujer! Por supuesto volvieron a casarse de nuevo.

* * * * * *

-Si te caes de la torre inclinada de Pisa y sigues vivo, ¿cómo llamas a esto?
-Suerte, señor -respondió el alumno.
-Pero si te vuelves a caer y también sigues con vida, ¿cómo lo explicarías? -preguntó el maestro.
-Una coincidencia -replicó el chico.
-Imagina que te caes de la torre por tercera vez, y que sigues todavía con vida, ¿cómo llamarías a eso? -preguntó el examinador.
-Sería un hábito, señor -respondió el joven alumno.
ANDREW TOMAS, Beyond the Time Barrier

7 comentarios:

Felix Casanova Briceño dijo...

Hola Noelia...

Vi que eras nueva miembro de UNIBLOG y pasé a hacerte una visita. Y me he llevado una sorpresa muy agradable, tanto por el diseño de tu página como por el contenido. Como buen amante de la heterodoxia (y la Historia) que soy, me parece un sitio ideal, ya que abordas temas que son de mi interés. Asi que con tu permiso, por aquí estaré leyéndote.
Un fuerte abrazo.

Katy dijo...

Hola Noelia, he intentado publicar un comentario para darte la bienvenida y me ha sido imposible. Desearte suerte en tu aventura, personalmete el tema me gusta. Un abarzo

Noelia dijo...

Felix gracias por tu comentario, no sabes lo que me alegra que te guste el blog, y por supuesto que te doy "permiso" para que te pases cuando quieras. Espero no decepcionarte :)
Katy, gracias a tí también. Tu comentario se ha publicado bien, no sé exactamente a qué te refieres cuando dices que te era imposible. Gracias por la bienvenida.
Un abrazo para los dos ;)

Viviana y Sofia dijo...

Pues yo estaba convencida de que aqui habia dejado un mensaje...

Soy Viviana, y regreso a traves de Uniblog. MUY buen blog, felicitaciones!

Noelia dijo...

Jajaja, Viviana, me temo que te has confundido, este es tu primer comentario en mi blog. Gracias por las felicitaciones :)

El soñador dijo...

Hola Noelia, me he fijado que eres ueva en el grupo UNIBLOG y he decidido pasarme pr aquí y la verdad es que un blog bastante chulo, me gusta. Espero que prospere para varios añitos.
Un abrazo y bienvenida.

Noelia dijo...

Muchas gracias El soñador, me alegro de que te guste. Aún tengo mucho que aprender, pero espero irlo mejorando poco a poco.
Un abrazo para ti también :)

:)) w-) :-j :D ;) :p :_( :) :( :X =(( :-o :-/ :-* :| :-T :] x( o% b-( :-L @X =)) :-? :-h I-)

Publicar un comentario

 
Ir Arriba
© 2009 Template Blogger design by: Noelia Gracias sobre todo a:El Blog de Pepe